Una Política Pública para una Cultura Libre, por que #compartirnoesdelito

head1Segunda tarea para el curso online gratuito y abierto “Arte y cultura en circulación: Políticas públicas y gestión de lo común”,  en @articaonline. Políticas Públicas para una Cultura Libre. Tema 2 #encirc14. 

Las ideas expuesta a continuación se encuentran notablemente influenciadas por el documento “Cultura libre y abierta. Propuestas de Política Pública para la economía social del conocimiento” producido en el Proyecto Buen Conocer/FLOK Society y el WikiCOEcS +i wiki en el que se construye el Código Orgánico de Economía Social del Conocimiento e Innovación.

Una Política Pública para una Cultura Libre soñada es casi una utopía, ya que existen los tratados internacionales de comercio los cuales que implican el cumplimiento del Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (Acuerdo sobre los ADPIC o, en inglés, TRIPS). En su artículo “Derechos Humanos y Delitos contra la Propiedad Intelectual” Alberto J. Cerda Silva, expone a través del caso de Diego Gómez la manera en la que en países como Colombia la persecución penal de los infractores de la propiedad intelectual es desproporcionada en relación a los derechos humanos y los derechos culturales.

La complejidad en la creación de Políticas Públicas una Cultura Libre no solo radica en que dicha labor supone enfrentarse a los tratados internacionales y al acuerdo sobre los ADPIC, sino también por que las Políticas Públicas no deben centrarse en la promoción de las licencias libres y las limitaciones y control sobre las sociedades de gestión de derechos de autor, sino que debe ser central la defensa y promoción del compartir, la colaboración y el trabajo en red como el motor del desarrollo del conocimiento y la cultura en igualdad de condiciones de acceso y uso para todos los ciudadanos. Como indica el texto “De las industrias culturales a la economía social de la cultura” del Tema 2 de este curso, las licencias libres están enmarcadas en la visión de la propiedad intelectual[1] y más allá de esto se encuentra la posibilidad de generar un proceso de transformación social contra el abuso de la propiedad privada y la defensa del compartir.

Así, más allá de los ADPIC y todos sus amigos, a continuación se exponen algunas notas para una Política Pública para una Cultura Libre centrada en el compartir, la colaboración y el trabajo en red como motores de la transformación y construcción social:

Difusión y promoción de la Cultura libre

– Desarrollo de planes y proyectos que legitimen que compartir no es delito, para promover la colaboración y el trabajo en red como principios creativos y base para el desarrollo de la cultura, la ciencia y la tecnología. Antes de promover la propiedad intelectual en las instituciones educativas debe promover la importancia de la producción de bienes comunes y sus beneficios para la sociedad.

– Desarrollo de planes y proyectos que promuevan el acceso y uso de las creaciones nacionales de dominio público y producidas con licencias libres.

– Privilegiar en las becas y convocatorias públicas las propuesta que fomenten la colaboración y el trabajo en red.

Accesibilidad a la Cultura Libre

– Definir que por ley toda creación que carezca de licencia es por defecto una producción de dominio público, lo cual no implica que la eliminación de los derechos de autor, sino que desmonta la propiedad intelectual como principio y alimenta el principio de los bienes comunes.

– Definir que todos las creaciones hechas con fondos públicos o en instituciones públicas deban ser producidas como licencias libre, pues al ser financiadas con fondos públicos se bede garantizar que todos los ciudadanos puedan acceder y hacer uso de las mismas.

– Crear repositorios abiertos para la organización y difusión de las obras de dominio público y las obras producidas producidas con licencias libres en el país.

(Tarea en construcción)

____________________________

[1] “Si bien ese conjunto de bienes culturales comunes puede ser generado por la sola voluntad de creadoras y creadores que comparten sus obras bajo licencias libres, dicha voluntad sigue enmarcada en una visión de la propiedad intelectual que toma en cuenta principalmente a los titulares de derechos de autor, antes que a la sociedad en su conjunto y a los usuarios de cultura en particular. Es decir, son libres los usos de las obras cuyos autores así lo dispusieron, haciendo uso de sus derechos de propiedad intelectual.” Tomado de “Políticas públicas para una cultura libre. Tema 2 #encirc14 De las industrias culturales a la economía social de la cultura” en  http://www.articaonline.com/ Consultado el 3 de septiembre de 2014.

Anuncios

2 thoughts on “Una Política Pública para una Cultura Libre, por que #compartirnoesdelito

  1. ¡Gracias por compartir esta “tarea en construcción”. Siempre es bueno compartir incluso lo que está en proceso, para poder ir recibiendo feedback y continuar después si se desea profundizar.

    Estas propuestas ya lo creo que son utópicas, soñadas. Y sin embargo, hay que seguir luchando para que aunque sea una parte de esto se haga realidad.

    Me parece fundamental énfasis en que no hay un ánimo abolicionista de la PI. Que no somos “contras”, ni expropiadores ni nada eso. Sino que lo que estamos proponiendo es el fortalecimiento del procomún, de los bienes comunes culturales. Creo que es un enfoque fundamental para las políticas públicas en cultura, investigación y educación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s