Performar en la red

Instituto de Género y Tecnología, Quito 2016

Deconstruir el ser digital, nuestro ser en la red

IMG_20170503_210110El 2016, para muchas personas en diferentes latitudes fue un año muy fuerte emocionalmente y psicológicamente. Muy cerca de Quito, en el mes de junio durante 5 días 58 mujeres y personas trans, vivimos un espacio de transformación, técnica y sensible; entre el entrenamiento, la colaboración y discusión en temas relacionados con el ejercicio de la libertad de expresión y el derecho a la privacidad y la seguridad en Internet.

Tener un espacio feminista para la transferencia de conocimientos tecnológicos, más allá de responder a la dificultad de los compañeros para transferir este tipo de conocimientos a nosotras, es una acción cargada de potencias porque aprendemos mejor entre nosotras, porque nos enseñamos más fácil, porque le perdemos el miedo, porque eliminamos el misterio y reconocemos que la red al igual que muchos otros espacios de la vida no son un dominio exclusivo de los hombres (varones blancos). Vivir y pensar la tecnología desde las luchas de genero, tiene la potencia de pensamiento que tiene el pensar desde la “marginalidad”, desde los sin voz, desde los que siempre hemos estado detrás.

El IGT fue una oportunidad para comprender la tecnología desde un lugar particular, como herramienta y no como fin en sí mismo. Entender como funciona y decidir como la podemos usar y como lo queremos usar de acuerdo a nuestras necesidades, nuestra amenazas y sobre todo, para lograr la realización de nuestros sueños. En ese instituto, diversas mujeres y personas trans de Latinoamérica nos acerquemos a la idea de la “feminización de la red”, que implica reflexionar sobre lo que hacemos dentro y fuera de la red, como una táctica política que nutre y fortalece nuestras diversas formas de lucha por un mundo más libre y justo. Como una invitación a transformar los imaginarios que tenemos de la red, que definen la manera como la habitamos y como construimos nuestras subjetividades a través de ella y en ella, nuestro ser bit resuena en nuestro cuerpo sensible. Reconocimos que podemos tomar el control de nuestras vidas digitales y que esto implica no solo el manejo de herramientas, sino también el cuidado holístico de la vida, de nosotras y de nuestras compañeras, porque “lo personal es político”.

En el IGT las sesiones se dividieron básicamente en 4 grandes bloques: 1. Seguridad digital 2. Políticas de datos 3. Género y tecnología 4. Formación holística. La armonía del encuentro, la selección y la disposición de las participantes, propicio un espacio de confianza, acogedor que animo el intercambio y el aprendizaje. En la mitad del mundo el amor estalla y más si es en Inti Raymi. 4 años atrás ese mismo día estábamos en la mitad del encuentro de arte, ciencia, tecnología y comunidad, labSurlab, Quito 2012, donde también tuvimos una intensa y amorosa sesión en la que reflexionamos sobre nuestra relación con la tecnología y qué entendemos por tecnología, guiados por tres compañeros indígenas de diferente procedencia (Eliana de Quito-Ecuador, Rigoberto de Oaxaca-Mexico y Gustavo del Valle del Cauca-Colombia). La mitad del mundo, Ecuador, es un lugar poderoso para espacios ricos en afectos y emociones. Hoy vivo un hermoso reencuentro, en el que se encuentran varias celebraciones anteriores del Inti Raymi y se hace urgente aprovechar esta fecha para compartir mi experiencia del IGT, Quito 2016, diluida por el tiempo, sazonada por los reencuentros. He tenido la idea muchas veces de escribir este texto, pero ahora que estoy cerca del IntiRaymi, es inevitable no escribirlo, llega a la manera un agradecimiento, un grato recuerdo y una posibilidad de traer al presenta de nuevo esas fuerzas poderosas que compartimos hace un año.

Muchas compartimos el sentimiento de no volver a ser las mismas después de ese encuentro, la mejor parte de esa experiencia para mi fue: La formación holística, la inserción (o reinserción) de los cuidados como una parte fundamental no solo de la seguridad, sino en general de nuestras luchas. Y el diseño de estrategias para performar en la red como una táctica de seguridad, pero también de libertad de expresión y reconquista de la intimidad.

Después del IGT, tuve la sensación de no poder volver a ser la misma, con una nueva marca en mi línea de vida, al conocer otras formas de ser y habitar en la red, donde recordamos que no estamos solas, en el intercambios de buenas y poderosas vibraciones entre las participantes. Volví a mi casa transformada, con una gran cantidad de cosas que aprender y transformaciones en mi relación con la tecnología que continuo tejiendo. Retomar el control de nuestros datos, decidir que información entregamos voluntariamente, ser conscientes de lo que estamos dando. Nuestra vida privada y nuestra vida intima se cruzan con la militancia y ante eso no podemos seguir inmóviles, no estamos solas y seguimos aprendiendo.

 

Anuncios

Producción audivisual y digitalización de archivos

Tercera tarea para el curso online gratuito y abierto “Arte y cultura en circulación: Políticas públicas y gestión de lo común”,  en @articaonline. Qué es la digitalización y por qué es tu problema. Tema 4 #encirc14

Desde mi inquietud por la experimentación y creación audiovisual, me ubico entre los que esperan animosamente el fin de la vida mediatizada, el fin de la dominación de las imágenes en la construcción de identidades y subjetividades. Por tal motivo me interesa sobre todo el remix; la recomposición de imágenes a favor de la aparición de otros discursos, pues en un mundo saturado de imágenes el reciclaje de las imágenes ya existentes me resulta más interesante que seguir produciendo imágenes. Es por eso que para está tarea cito dos archivos que me parece que son fundamentales para cualquier persona interesada en la experimentación y creación audiovisual, no solo por las joyas que hay en estos archivos, sino porque contiene un material histórico que permite tener un bagaje y una consciencia historia respecto a la practica artística y el uso de la tecnologías de la memoria y la reproducción.

1. http://www.ubu.com/ UbuWeb. All avant-garde. All the time.
2. http://publicdomainreview.org

Comparto también un proyecto artístico que me gusta mucho, lastimosamente los archivos digitalizados no esta en la red, pero lo que es interesante es el hecho de abrir un archivo fílmico para que creadores audiovisuales puedan crear nuevas obras, es como una forma distinta de hacer memoria y de hacer un homenaje a un hombre apasionado por las imágenes. Se trata del Proyecto Archivos de mayo http://www.jstk.org/proyectos/mayo/

(Imagen modificada, tomada de The Public Domain Reviw  An Alphabet of Organic Type (ca.1650) )

Una Política Pública para una Cultura Libre

por que #compartirnoesdelito

head1Segunda tarea para el curso online gratuito y abierto “Arte y cultura en circulación: Políticas públicas y gestión de lo común”,  en @articaonline. Políticas Públicas para una Cultura Libre. Tema 2 #encirc14. 

Las ideas expuesta a continuación se encuentran notablemente influenciadas por el documento “Cultura libre y abierta. Propuestas de Política Pública para la economía social del conocimiento” producido en el Proyecto Buen Conocer/FLOK Society y el WikiCOEcS +i wiki en el que se construye el Código Orgánico de Economía Social del Conocimiento e Innovación.

Una Política Pública para una Cultura Libre soñada es casi una utopía, ya que existen los tratados internacionales de comercio los cuales que implican el cumplimiento del Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (Acuerdo sobre los ADPIC o, en inglés, TRIPS). En su artículo “Derechos Humanos y Delitos contra la Propiedad Intelectual” Alberto J. Cerda Silva, expone a través del caso de Diego Gómez la manera en la que en países como Colombia la persecución penal de los infractores de la propiedad intelectual es desproporcionada en relación a los derechos humanos y los derechos culturales.

La complejidad en la creación de Políticas Públicas una Cultura Libre no solo radica en que dicha labor supone enfrentarse a los tratados internacionales y al acuerdo sobre los ADPIC, sino también por que las Políticas Públicas no deben centrarse en la promoción de las licencias libres y las limitaciones y control sobre las sociedades de gestión de derechos de autor, sino que debe ser central la defensa y promoción del compartir, la colaboración y el trabajo en red como el motor del desarrollo del conocimiento y la cultura en igualdad de condiciones de acceso y uso para todos los ciudadanos. Como indica el texto “De las industrias culturales a la economía social de la cultura” del Tema 2 de este curso, las licencias libres están enmarcadas en la visión de la propiedad intelectual[1] y más allá de esto se encuentra la posibilidad de generar un proceso de transformación social contra el abuso de la propiedad privada y la defensa del compartir.

Así, más allá de los ADPIC y todos sus amigos, a continuación se exponen algunas notas para una Política Pública para una Cultura Libre centrada en el compartir, la colaboración y el trabajo en red como motores de la transformación y construcción social:

Difusión y promoción de la Cultura libre

– Desarrollo de planes y proyectos que legitimen que compartir no es delito, para promover la colaboración y el trabajo en red como principios creativos y base para el desarrollo de la cultura, la ciencia y la tecnología. Antes de promover la propiedad intelectual en las instituciones educativas debe promover la importancia de la producción de bienes comunes y sus beneficios para la sociedad.

– Desarrollo de planes y proyectos que promuevan el acceso y uso de las creaciones nacionales de dominio público y producidas con licencias libres.

– Privilegiar en las becas y convocatorias públicas las propuesta que fomenten la colaboración y el trabajo en red.

Accesibilidad a la Cultura Libre

– Definir que por ley toda creación que carezca de licencia es por defecto una producción de dominio público, lo cual no implica que la eliminación de los derechos de autor, sino que desmonta la propiedad intelectual como principio y alimenta el principio de los bienes comunes.

– Definir que todos las creaciones hechas con fondos públicos o en instituciones públicas deban ser producidas como licencias libre, pues al ser financiadas con fondos públicos se bede garantizar que todos los ciudadanos puedan acceder y hacer uso de las mismas.

– Crear repositorios abiertos para la organización y difusión de las obras de dominio público y las obras producidas producidas con licencias libres en el país.

(Tarea en construcción)

____________________________

[1] “Si bien ese conjunto de bienes culturales comunes puede ser generado por la sola voluntad de creadoras y creadores que comparten sus obras bajo licencias libres, dicha voluntad sigue enmarcada en una visión de la propiedad intelectual que toma en cuenta principalmente a los titulares de derechos de autor, antes que a la sociedad en su conjunto y a los usuarios de cultura en particular. Es decir, son libres los usos de las obras cuyos autores así lo dispusieron, haciendo uso de sus derechos de propiedad intelectual.” Tomado de “Políticas públicas para una cultura libre. Tema 2 #encirc14 De las industrias culturales a la economía social de la cultura” en  http://www.articaonline.com/ Consultado el 3 de septiembre de 2014.

#compartirnoesdelito

btfjgscigaa8uuwPrimera tarea para el curso online gratuito y abierto “Arte y cultura en circulación: Políticas públicas y gestión de lo común”,  en @articaonline. ¿Qué es la cultura libre? Tema 1 #encirc14

Hace unas pocas semanas gracias al trabajo que realizan la Fundación Karisma y el Colectivo Redpatodos en Colombia, pudimos conocer el caso del biólogo Diego Goméz Hoyos. Es la historia de un joven investigador que se transforma en delincuente por compartir en Internet la investigación de otro (sin haber sido el primero en compartirla). Diego desde su territorio ha sorteado las limitaciones de acceso a la ciencia y la producción académica propias de las ciudades periféricas, en principio ahorrando para viajar a la capital y de un tiempo para acá a encontrando en Internet el mejor medio no solo para aprender de otros si no también para compartir sus hallazgos. Con un grupo de personas afín tenían un grupo en FB en el que intercambiaban información sobre su tema de investigación, la conservación de la fauna en Colombia (específicamente reptiles), en este grupo Diego encuentro una tesis de maestría de la Universidad Nacional de Colombia (pilar de la investigación a nivel nacional) que hacia aportes fundamentales para su campo de estudio, y decidió compartirlo. Hoy se enfrenta a un juicio en el que puede ser condenado a cárcel entre 4 y 8 años además de una fianza, por compartir en Internet una tesis que no era suya.*

BssvZ1TIEAA_FJh

Este caso debería ser un motivo para la movilización de los estudiantes, los académicos, científicos y de cualquiera que piense que las posibilidades de transformación de un país están directamente relacionadas con el acceso a la educación y el conocimiento. Lo que esta en juego es la defensa de las posibilidades de acceso al conocimiento sin importar la condición social, la defensa de la descentralización del conocimiento que se inaugura con Internet, al permitir el acceso a la información que alimenta el desarrollo de investigaciones en los territorios rurales.BuHqIyTIYAAvl9W

Diferentes debates han tenido lugar en relación a este caso, y es muy común leer comentarios del tipo “debió pedir permiso”, que para mi juicio son como una justificación, como cuando hay un desaparecido o una persona asesinada y la gente dice “algo malo estaría haciendo”, es casi como decir “te lo mereces”, y realmente yo no creo que  Diego merezca ir a la cárcel por compartir una tesis que hace aportes significativos a su campo de estudio. Si el documento fue publicado en su totalidad, sin modificaciones y aparece el nombre del autor, Diego no se esta robando nada, él compartió un documento que tiene una gran relevancia para una comunidad sin obtener ningún tipo de  lucro. Como bien lo representa la imagen 1, es absolutamente desproporcionada la pena, es indígnate que en Colombia sea peor compartir conocimiento que violar a mujer, eso da mucho que pensar de una sociedad, de un país en el que valen más lo derechos morales sobre una producción que la dignidad y la vida misma de una mujer.

BsnBBcECYAA9i_H

Solo comprendiendo el carácter orgánico de la cultura es posible percibir que los intentos por hacer parecer que el compartir es un delito tiene graves efectos sobre la cultura. Por mucho tiempo el compartir era el estado natural en el que se extendían todas las prácticas y creaciones de los sujetos y colectivos, hay un gran conjunto de conocimiento y saberes que vamos obteniendo en nuestro crecimiento y desarrollo desde que nacemos o incluso antes por los que afortunadamente no tenemos que pagar derechos (como el lenguaje, la cocina…). Con todo el trabajo que implica hacer una tesis o trabajo de grado, que alguien te lea y comparta tu trabajo es lo mejor que te puede pasar, que el producto de tu trabajo circule refrescando el pozo común del conocimiento permitiendo que otros aprendan y, por que no, puedan ir más allá que tu, es algo increíble. Pero claro, no todos pensamos lo mismo y por eso Diego se debate entre la libertad y el encierro, aunque con la perdida de su libertad sea más lo que pierde el país, lo que pierde la ciencia local, lo que perdemos todos.


En medio de la difícil situación que esta viviendo Diego y su familia, lo bueno es que su caso ha sido el impulso para promover con empeño un ciclo de liceciatones a nivel nacional, jornadas para que la gente aprenda a licenciar sus creaciones, que aprenda a compartir su producción sin sentir que con ello lo están robando. La mejor forma de luchar contra la criminalización del compartir y el copyright es liberar y seguir liberando. A mi personalmente me gusta usar la licencia la CC BY-SA pues se crea una hermosa cadena de liberación: todo aquel que use esta obra debe liberarla, todo aquel que use esta obra debe liberarla, todo aquel que use esta obra debe liberarla y así al infinito, hasta el día en el que compartir sea nuevamente el estado natural de toda creación.

* Más información sobre el caso de Diego Gomez Hoyos en
http://redpatodos.co/blog/diego-compartio-conocimiento-en-internet-por-eso-puede-ir-a-la-carcel/

http://www.elespectador.com/opinion/compartir-no-delito-columna-505100

http://www.vialibre.org.ar/2010/10/11/el-ejercicio-de-los-derechos-culturales-en-el-marco-de-los-monopolios-del-derecho-de-autor/

Proceso de creación 21.5.13

Muestra del 21 de mayo, del proceso de creación de mi trabajo de grado en la Maestría Interdisciplinar de Teatro y Artes Vivas. Video editado descartando los excesos de teatro primitivo. Es el regitro editado de una acción que no da cuenta de ella misma, sino que reconstruye una versión mejorada de la propuesta.
Todo esta insinuado y debe estallar para terminar este proceso en buenos términos. El carácter de los personajes y el contenido de sus acciones son cuestiones que piden a gritos un guión, se trata de definir que es lo que pasa al interior de la acción, posiblemente a través de un guión.
Seguimos…

Ayudantes: Adriana Rojas – Harley Pierrot Leclow

Ruido: Urian Sarmiento – Rafael Sanchez

Registro: Calafia Piña

Edición: Tatiana Avendaño